Que es una Marca?

Es el signo distintivo que identifica y diferencia productos y servicios entre si y al individualizarlos con una marca induce al consumidor a poder elegirlos en el mercado. Por esto es que la marca le da a su titular IDENTIDAD. Los consumidores son atraídos por las marcas que representan calidad y prestigio.

La marca permite no solo que el consumidor pueda distinguirla entre otras, sino también que el vendedor pueda ofrecerla y que todos puedan recomendarla, pero sin marcas todo esto sería imposible.

Las marcas se dividen en 45 clases, de la clase 1 a la clase 34 son productos y de la clase 35 a la clase 45 son servicios.

 

Ventajas de registrar la Marca

 

El registro de la marca protege las sanas prácticas comerciales.

Con el registro de la marca se evita no solo que cualquier tercero que quiera usurpar la marca puede desviar la clientela para su propio beneficio sino también puede desprestigiar está brindando una calidad inferior.

La función diferenciadora que la marca ejerce, además de evitar que el consumidor no sea engañado, protege la formación y consolidación de la clientela.

A medida que la marca gana prestigio y reputación se convierte en un valioso activo intangible para su dueño.

 

 

DERECHOS QUE OTORGA EL REGISTRO DE LA MARCA A SU TITULAR

 

Derecho de transferencia.

El título que da el Estado es un título de propiedad sobre la marca, y como tal el dueño de la misma puede transferirla, cederla o licenciarla, total o parcialmente, en forma definitiva o por un período de tiempo determinado, en forma gratuita o a cambio de una retribución económica.

 

Derecho de renovación.

Las marcas en Colombia tienen una duración de 10 años, pudiéndose renovar por otros períodos consecutivos de igual plazo en forma indefinida.

 

Derecho de acciones legales.

Al poseer el título de la marca, el mismo da a su titular el derecho de iniciar y llevar adelante acciones legales contra todo aquel no autorizado que imite, falsifique o usurpe la marca registrada.

 

Derecho de oposición.

Una vez que una persona solicita una marca tiene derecho a oponerse con fundamentos, a posteriores solicitudes de marcas que a criterio del titular sean similares y/o confundibles con su marca y puedan perjudicarlo.